Cuando nos entrenan ellos… 

Creo que muchos nos hemos visto en una situación, en la que, mientras entrenamos un individuo (de dos o cuatro patas) y ante la aparición de muestras de ansiedad por parte del sujeto, bajamos el criterio y en el futuro encontramos problemas para continuar aumentando, el mismo, de forma regular.
Partiendo de la base de que hay determinados niveles de exigencia que generan un conflicto en los sujetos, que puede hacer que presenten una serie de conductas motoras derivadas de la ansiedad; las cuales dificultan el avance y limitan la progresión del aprendizaje; quiero detenerme un momento en este tipo de situaciones, analizarlas y posiblemente darles una vuelta de tuerca, para ver si todo es realmente como pensamos, o hay mas elefantes en la habitación que cuesta encontrar.
Si tomamos una situación de entrenamiento, en la que tras una demanda conductual el individuo comienza a generar conductas de ansiedad ¿son estas siempre derivadas de la misma, como manifestación motora de la ansiedad? ¿son siempre y durante todo su histórico, actividades de sustitución ?
Aunque topográficamente resulten siempre iguales pueden obedecer a diferentes funciones que varían con el tiempo .
¿Resultan conductas auto-reforzadas? o son comportamientos que reforzamos nosotros sin darnos cuenta
Si tomamos la situación en la que un entrenador ( sujeto A ) establece una demanda a un sujeto B, con el que esta entrenando, al resultar la exigencia muy alta y de difícil ejecución para el sujeto B, es muy probable que este desahogue su ansiedad a través de un comportamiento motor, efectuando una conducta estereotipada, comportamiento que dependerá topográficamente de la especie con la que trabajemos.
Inicialmente, estas conductas pueden ser una vía de escape a la ansiedad que provoca la demanda establecida; pero con el paso del tiempo y las respuestas, consecuencia de las mismas, emitidas por el entrenador, la funcionalidad de estas conductas puede cambiar notablemente.
En la situación previamente planteada, lo mas probable es que el entrenador baje el criterio y establezca una demanda mas sencilla para acabar la sesión con éxito.
Pasado el tiempo, observará que hay un punto en el que los avances resultan difíciles, puesto que el sujeto B “ se estresa” muy pronto y comienza a emitir conductas indeseadas.
Posiblemente también, con el tiempo, el criterio se estanque e incluso la conducta trabajada llegue a “desmoldearse” ( algo que bajo mi punto de vista no es mas que un entrenamiento pero del sujeto A por el sujeto B) produciéndose un estancamiento, ante la imposibilidad de mantener los
criterios establecidos, ya que el sujeto B cada vez emite mas conductas de ansiedad.
Es probable que  la secuencia que esté teniendo lugar, si tenemos en cuenta que el sujeto B posiblemente también esté jugando el papel de entrenador, sea la siguiente:
Ensayo 1:ED – Conducta – Refuerzo
Ensayo 2 :  ED con aumento de criterio ( demanda conductual mas exigente de lo habitual ) emito una conducta indeseada ( aleteos, ladridos , o estereotipias varias ) que se refuerza negativamente-entrenador baja criterio-cumplimiento-obtengo un refuerzo positivo por presentar una conducta de mas bajo requerimiento y por ende, que implica menor esfuerzo.
Es mas que probable que las conductas estereotipadas del sujeto B tomen la función de discriminativo de una bajada de criterio para el sujeto A
 
En sucesivos ensayos, el sujeto B ofrece conductas estereotipadas, cada vez de manera mas temprana y ante criterios mas bajos; lo que hace que el entrenador siga bajando criterio de forma continuada, hasta que progresivamente, la emisión de conductas por parte del sujeto B se limita prácticamente a las supuestas estereotipias; mientras el entrenador ha sido entrenado para reforzar las mismas, bajando la exigencia al sujeto B y aplicando, de manera inconsciente y desafortunada, un refuerzo diferencial de tasas bajas a la conducta que quería incrementar.
El resultado final, es un criterio estancado, o incluso en progresiva reducción, y un aumento notable de las conductas indeseadas.
Conductas que, aunque topográficamente sean las mismas, probablemente cuando se generaron en un principio estaban sustentadas como escape de la ansiedad derivada de una demanda alta, pero ahora la funcionalidad habría cambiado. 
 
Posiblemente se mantengan también en base a un refuerzo negativo, pero distinto del inicial; o incluso, en algunos casos, sean reforzadas también positivamente por la situación siguiente:  bajada de criterio ( refuerzo negativo ) demanda menor, cumplimiento y la obtención de un refuerzo positivo tras desarrollar una conducta de menor dificultad.
Un asunto mas sobre el que pensar, cuando tenemos un estancamiento del criterio.