Quizá debería empezar por aclarar el concepto, puesto que el titulo debería ser “Entrenamiento de animales de especies consideradas salvajes”, ya que ninguno de los que realizamos esta labor estamos de acuerdo en modificar o alterar la conducta de animales que viven en estado de libertad, sino mas bien mejorar la calidad de vida de aquellos que, por determinadas situaciones, viven en una instalación zoológica.

Aclarar también, que no apoyamos el concepto zoo como exhibición de animales para que los niños coman palomitas delante de un elefante, pero si entendemos que deben existir centros dedicados a la conservación de las especies y albergar a los animales descendientes de aquellos, que en un pasado, ojalá cada día mas lejano, ya vivían en los zoos de mediados del siglo XX.

Actualmente, en la mayoría de los zoológicos de prestigio, viven exclusivamente animales descendientes de aquellos que han nacido en este tipo de ambientes y por lo tanto no son capaces de sobrevivir en la naturaleza; por mucho que insistan en liberarlos un grupo de supuestos activistas que se quedan solamente en la cara externa del asunto, sin tener en cuenta lo que implica realizar lo que ellos proponen; mas si cabe, cuando se trata de animales incautados por los servicios de protección a la naturaleza, procedentes del trafico ilegal de especies o resultan animales que han sido heridos y recuperados.

Posiblemente el modelo zoológico siga evolucionando, cada vez hacia algo mas respetuoso con los animales y desaparezca el concepto exhibición, tan en desuso ya.

La labor del técnico de modificación de conducta animal, o simplemente del entrenador de este tipo de individuos, proporciona a los mismos una mayor calidad de vida, reduce o hace desaparecer comportamientos estereotipados, que desgraciadamente se observan todavía en algunos zoológicos, facilita la socialización con el entorno en el que viven; de alguna manera o de otra tienen que convivir con la presencia del ser humano y es mucho mejor para ellos no vivir con miedo y evitar grandes dosis de estrés, facilita los procedimientos veterinarios destinados a la cuidado de su salud, previniendo situaciones que les puedan generar dolor por enfermedad, y vela porque su condición sea óptima.

El procedimiento veterinario o “Animal Husbandry”  con un animal entrenado, es notablemente diferente cuando se  facilita el mismo, vinculando este a un proceso de reforzamiento positivo, que cuando se recurre al método tradicional; método anticuado, con el que de manera lamentable se procede, sin que medie un entrenamiento previo.

Curiosamente, es el mismo método lamentable que utilizan los supuestos talibanes del proteccionismo cuando llevan su perro al veterinario.

Dar la pata para limado de uñas y despalmes , procedimientos odontológicos, toma de muestras de sangre , inspección de salud, entre otras,  resultan rutinas fáciles de desarrollar si el animal las realiza motivado y feliz porque estas devengan un premio.
Resulta curioso ver como las personas que ponen verdes a los entrenadores de animales , sujetan de manera invasiva a un pobre cocker durante la visita al veterinario .
Muchos leones marinos, elefantes y felinos entrenan estas conductas diariamente, y el día en el que resulta necesario tomar sangre para un análisis o solucionar un problema doloroso relacionado con una pieza dental resulta un proceso fácil y exento de estrés; todo ello gracias a un buen entrenamiento.

Su instalación no es la naturaleza y su biología esta hecha para desarrollar una sere de conductas de “ foraging “ que intentamos reproducir, a través del enriquecimiento ambiental, para mejorar su bienestar; todo esto ¿para que? para que sean mas felices y vivan mejor en la situación que les ha tocado vivir.

No podemos cambiar la realidad, queremos un mundo lleno de animales libres, pero somos conscientes de que, esto, a día de hoy, no es así;  nuestra misión, es por tanto, hacer que vivan en las mejores condiciones psicológicas posibles, y lo conseguimos.

Es muy fácil manifestarse en contra de todo, pero cerrando los ojos ante la realidad solo conseguiremos que los animales que viven en zoológicos sufran por falta de entrenamiento y estimulación . Obviamente esto no va a ocurrir nunca, porque cada día somos mas los entrenadores que miramos hacia el animal que allí vive y nos preguntamos:

“ De estar yo en su situación ( quizá lo estemos todos ) que querría ?”; obviamente la repuesta es : “disfrutar entrenando”

Negar el entrenamiento a estos animales en pro del proteccionismo resulta tan absurdo como negar la atención psicológica a los refugiados sirios, con el pretexto de que así colaboras con las situaciones que los provocan.Estemos a favor o en contra de los zoológicos, allí viven individuos que puede ser mucho mas felices a través del entrenamiento y esta es nuestra principal misión : Mejorar la calidad vida de individuos procedentes de especies salvajes gracias a la psicología del aprendizaje y a mucha paciencia y constancia.

La formación de los profesionales que nos dedicamos a esto, es cada día mas científica y especializada,  en muy poco tiempo podremos decir que el primer paso ha sido mejorar globalmente la calidad de vida de estos animales que están bajo nuestra responsabilidad.

Seguiremos denunciando a aquellos que hagan las cosas mal y facilitando los conocimientos necesarios a aquellos que quieran entender a estos animales desde un punto de vista amigable, avanzado y lleno de pasión por su bienestar.

Pero es tan fácil mirar documentales de TVE 2 o de National Geographic y opinar sin saber…